Nunca confies en un diseñador gráfico que regale su trabajo.

¿Cuántas veces los diseñadores gráficos nos hemos encontrado con clientes que se les hace “caro” el servicio que les ofrecemos? Y muchas veces se han visto en la necesidad de bajar su precio con tal de obtener dicha marca. Esto debería estar con mayúsculas dentro del reglamento de lo que no debe de hacer un diseñador gráfico.

Hace algunas semanas, navegando por los medios sociales, encontré varias páginas de empresas que regalaban el trabajo de un diseñador ya que ofrecían o mejor dicho regateban su trabajo.

Por supuesto mi primera reacción fue de molestia, enojo e indignación y no dudé en expresar mi opinión, a los pocos minutos de publicarlo la respuesta de diversos colegas era que no tomara importancia de este tipo de pseudo diseñadores, que no me debía afectar y menos sentirlo como competencia, desde un principio di la razón y acepté estaban en lo correcto, pero analizando sus puntos y lo míos me di cuenta que sí me afectaba.

Bien es cierto que el diseñador gráfico es una de las profesiones peores pagadas en México y sinceramente, a qué diseñador no le causa indignación si hacemos magia, o al menos así es como veo mi trabajo  después de ver el resultado.

Como todo profesionista existirá competencia, buena, mala, que cobra más caro o barato, mejor o peor que nosotros, pero al fin y al cabo competencia, pero, considero que en el caso de un diseñador gráfico le afecta más que existan personas que menosprecien su trabajo, ya que estamos formando clientes, educándolos y mostrándoles que la idea de que “hacemos dibujitos” es errónea, que al contrario de lo que ellos piensan, su imagen, logotipo, diseño, y publicidad es más importante de lo que imaginan. ¿Cómo entonces podríamos seguir una misma línea entre diseñadores gráficos si existen personas que devalúan el trabajo?, ese tipo de acciones crea en la gente un pensamiento acerca de un diseñador gráfico, se crean una idea del costo y por lógica un cliente optará por irse con un técnico en diseño gráfico (por dar un ejemplo) que le cobra mucho más barato que un Licenciado en diseño gráfico. Bien dicen que al final del día “lo barato sale caro”, si nos ponemos a reflexionar la cantidad de negocios que existen con un logotipo que ni siquiera refleja la esencia de su marca no acabaríamos con la lista y por malas experiencias con “diseñadores gráficos” como ellos, es que las personas tienen una errónea idea de los profesionistas que nos dedicamos a esto.

Debemos comenzar a educar a los clientes, guiarlos hacia una línea estricta de cómo es el trabajo de un diseñador gráfico, lo que conlleva, la importancia de no dejar en las manos de cualquier persona la imagen de quiénes somos hacia nuestros clientes, por más fácil que pueda parecer nuestro trabajo, hay todo un proceso detrás de cada logotipo, tarjeta, etiqueta, cartel o súper gráfico y debemos empezar a respetar no sólo quien haya estado detrás del diseño, si no también el arte que es crearlos, saber que es tan importante como el trabajo de otros profesionistas.

Alejemos de nuestras mentes esa idea de que cualquier persona puede hacer diseño, si lo puede hacer cualquiera pero debe de haber una preparación y estudio, no regales tu trabajo, valora las horas del artista creativo que hay atrás de cada gráfico.

¿Tienes duda en algún término? Búscalo en nuestro diccionario de marketing

0 0 vota
Calificación
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Comentarios en-línea
Ver todos los comentarios