La movilidad web y las PYMES: como agua y aceite.

Los últimos dos años, ha quedado claro que la relación entre cliente (target) y empresa (marca) debe ser social. Hoy más que nunca, el secreto de la receta está en ser “amigos” de nuestros clientes, ser sus aliados. Esos tiempos donde lo importante solo era vender, han quedado sepultados en su totalidad. Dicho esto, las PYMES (Pequeñas y Medianas empresas) están ante un reto que muchas aún no saben que existe: la movilidad web.

Las PYMES son la base de toda economía, son las que generan mayor riqueza a un país, y sobre todo, son las que más mano de obra contratan. Sin embargo, también son las que menos invierten en capital humano, y la innovación no suele ser, en la mayoría de los casos, un leimotiv (motivo principal) en su día a día.

Desde que Google anunció el cambió de su algoritmo móvil, en el sentido de que aquellas páginas que no se adaptaran a las pantallas móviles perderían su posición dentro de Google Search, las PYMES están ante una crisis constataste. Desde aquellas en que no saben cómo remediar este nuevo reto o aquellas que no saben ni por asomo de esta nueva política digital, o peor aún, aquellas que están apostando por diseños poco amigables y carentes de instrumentos como: SEO (Optimización para buscadores), análisis web, SEM (marketing para buscadores), y social media deficiente.

La movilidad web, es aquella característica que permite que cualquier usuario digital, pueda realizar una consulta en la página institucional de tu empresa desde cualquier dispositivo. Y eso significa que el usuario desea ver contenido reciente, que encuentre formas de interactividad, pero sobre todo, un diseño amigable que dé armonía a la navegación.

Cuando hablamos de movilidad web, hablamos que un sitio esté disponible 24/7, que sea fácil de localizar, que me permita saber de qué va, pero sobre todo, que pueda acceder desde una red móvil (que suele ser más lenta que una WIFI). Y digo esto, porque suele uno toparse con sitios que son un caos en cuanto optimización.

No abundaré más en la optimización, ya que eso no nos involucra por ahora. Y entonces qué pasa con las PYMES y su lucha constante con la realidad. Y es que desde que una PYME prefiere invertir en un anuncio de radio o en volantes publicitarios, antes que social ads (publicidad en redes sociales) o en el rediseño de su sitio web, es por que esa PYME está invirtiendo en el pasado, y no en el futuro.

Pero esto no nos resuelve la duda del principio. ¿Es tan difícil hacer que una marca se adapte a las tendencias digitales? Algunos dirán que difícil no, pero costoso sí, otros dirán que no es necesario ¿Quién compra por internet?, y es que ambas justificaciones, si es que le podemos nombrar así, son endebles.

¿Es costoso? Esta agencia digital, desarrolla proyectos desde $1000 dólares, y me refiero a proyectos serios que incluyen desde el desarrollo digital óptimo, hasta el refresh de la marca. ¿Es necesario? No, es vital, realmente hoy si no estás de manera correcta en Internet, no estás, no existes, y te pregunto ¿Cuándo fue la última vez que compraste sin antes consultar por Internet?

Así que las PYMES deben mezclarse con la movilidad no solo por razones de estar al día, sino, porque de ello depende su futuro empresarial.

¿Tienes duda en algún término? Búscalo en nuestro diccionario de marketing