Las marcas a través de la mercadotecnia y publicidad.

Está más que comprobado que una marca que no tiene una plataforma cimentada en la mercadotecnia y publicidad, dista mucho de portar el importantísimo título de marca. Por más insospechadas necesidades que genere, por más que el o los productos que ofrezca al público sean de una inmaculada calidad y sus ventajas competitivas prometan catapultarla por los espacios comerciales; si los responsables de dicha empresa, llámense dueños, directores o gerentes, no toman en cuenta los nutrientes aditivos de la mercadotecnia y publicidad, lo único seguro que tendrán es el desplome de una maquinaria sin siquiera haberla despegado.

Todos sin excepción en este planeta somos consumidores; nos guste o no, estamos en un constante contacto con las marcas, chicas, medianas, grandes, nuevas, viejas y virtuales, pero todas, o al menos la gran mayoría, generando estrategias de seducción desde sus trincheras, descubriendo e inventando nuevos métodos creativos de persuación para atraernos al consumo de sus productos. Es una batalla que se libra todos los días, a todas horas y por todos los medios. Sí, las marcas libran esa batalla entre ellas para ganar nuestra atención y así lograr impactos que se traducen en el consumo final, y si la estrategia de mercadotecnia y publicidad estuvo bien ejecutada, lograr nuestra preciada lealtad hacia sus productos.

Las marcas que más recordamos son las que han estado haciendo perfectamente bien su trabajo, son aquellas que han destinado anualmente, con planeación, una importante partida de sus utilidades hacia la inversión en un departamento de mercadotecnia y la contratación de una agencia de publicidad (tradicional o digital). Es aquí, en esta parte del proceso donde las marcas se van construyendo y adquiriendo valor; poco a poco, con el paso de los años y con estrategias bien trazadas y medibles en cuanto a la penetración y recordación de la marca en el mercado. Esta labor concatenada no la realiza gente improvisada, la ejecutan profesionales de la mercadotecnia y publicidad profudamente preparados y expertos en el tema, gente que diseña con agudeza la personalidad de las marcas y su comunicación con el público objetivo. Tan sólo hay que echar un vistazo a las marcas y su interacción con sus consumidores; cada vez es mucho más especializada y personalizada; esto tiene un alto índice de retribución, sobretodo a la hora de evaluar el valor mercadológico de la marca.

Lo he mencionado ya en anteriores blogs, pero mientras más se subraye más se cultiva en el colectivo social-comercial; hay que entender y aceptar que el marketing digital es el nuevo peldaño a alcanzar en el mundo de las marcas; si la comunicación se está tornando cada vez más personalizada es porque los consumidores ahora contamos con un medio propio: nuestros dispositivos móviles; ahora las marcas están aprendiendo a salirse de los típicos escaparates de siempre (TV, radio, prensa, etc), para hablarnos de una manera más cercana e interactiva sobre sus productos. Esto es un efecto emergente del marketing digital y de la publicidad 3.0, y cada vez más marcas están cambiando de piel para adquirir esta nueva comunicación digital. Hoy en día las marcas son mucho más orgánicas que antes, a pesar de contar con el bagaje de la mercadotecnia y la publicidad, los responsables de su manejo saben que la clave es contar con un buen departamento de marketing y una buena agencia digital. Quienes lo duden están destinados a ver a sus marcas marchitar.

Nos leemos pronto.

¿Tienes duda en algún término? Búscalo en nuestro diccionario de marketing