En Sévisible creemos que la imitación mata la creatividad: el caso de Google.