Nunca confies en un diseñador gráfico que regale su trabajo.